Consejos para ir bien calzado

A la hora de elegir un neumático, hay que tener en cuenta qué uso se le va a dar, ya que no es igual conducir en zonas cálidas que en lugares donde predominan las lluvias, por ejemplo.

En el mercado existen, salvo excepciones, tres tipos de neumáticos: verano, invierno y mixtos. Los primeros son los más utilizados en paises con un clima moderado, como España. La profundidad mínima de su dibujo es de 1,6 milimetros. Están fabricados en un caucho más duro que el de los neumáticos de invierno, mejorando su adherencia y control en temperaturas altas.

Los de invierno tienen como principial característica diferenciadora la profundidad del dibujo. Suelen tener una profuncidad de más de cinco milimetros para mejorar el agarre en suelo mojado, con hielo o nieve.

Los mixtos aunan propiedades de las gomas de invierno y de las de verano y pueden utilizarse todo el año siempre que las temperaturas no sean extremas.

Según un estudio realizado por una marca del sector, el 47% de los vehículos inspeccionados en España circula con gomas por debajo del límite de seguridad. Para remediarlo, existen una serie de operaciones básicas que se pueden realizar en cualquier taller: el equilibrado, la alineación y el control de la presión.

Para lograr que la goma esté equilibrada, se colocan unos pequeños pesos de plomo hasta conseguir el reparto ideal. El indicador más visible de que los neumáticos no están corréctamente equilibrados son las vibraciones del volante.

Otra operación básica en el mantenimiento de las ruedas es la alineación. Consiste en ajustar los ángulos de las ruedas para asegurarse de que se mueven en relación al centro geométrico del vehículo.

Según un estudio de una marca de neumáticos europea, seis de cada diez vehículos europeos circulan con una presión de inflado inferior a la recomendada. Ello incide negativamente en la seguridad, la economía y la ecología. La duración normal de un neumático suele ser de unos 40.000 kilómetros o dos años, aunque esto depende de la zona por la que se circule.

Fuente: Las Provincias (Motor).