Corrija los defectos advertidos, aunque sean leves

Después de realizar la Inspección, incluso con resultado favorable, es conveniente eliminar los fallos encontrados, aunque parezca que alguno es de poca importancia. Con ello protege su seguridad personal y evita aparición de deficiencias más considerables. En caso de accidente, circular sin corregir los defectos advertidos, puede ser calificado de conducta negligente.