Móvil: Las 4 situaciones más peligrosas

El uso del móvil puede aumentar el riesgo de accidente entre 5 y 10 veces. En primer lugar, la busqueda y manipulación del mismo supone un peligro, sin contar con que durante la conversación se dejan de percibir hasta el 50% de las señales.

Otro inconveniente es que, mientras se habla, se estiman erróneamente las distancias y la velocidades y son frecuentes los desvíos de trayectoria. Y, por supuesto, sujetar el teléfono con la mano dificulta el manejo del vehículo.

En todo caso, en el manejo del móvil hay cuatro momentos especialmente peligrosos:

  1. Cuando se recibe la llamada. Además del efecto sorpresa, el hecho de buscar y coger el móvil, distrae. Mejor llévelo apagado.
  2. Cuando se marca. Durante los 5-10 segundos necesarios para hacerlo, a 120 km/h, se recorren entre 170 y 330 m.
  3. Cuando se habla. A partir del primer minuto y medio de conversación, la eficacia en prestar atención disminuye en un 40%
  4. Al colgar y dejar o guardar el móvil, se deja de mirar el tráfico y, a veces, el conductor sigue pensando en la conversación sin prestar la debida atención al tráfico.