Control de frenos

Con la ayuda de un frenómetro de rodillos podemos medir y evaluar la fuerza de frenada de un vehículo. Las ruedas giran arrastradas por los rodillos. Estos están unidos a unas galgas extensiométricas las cuales registran la fuerza de frenada. Este valor es enviado a un ordenador y representado en KiloNewtons. Así podemos evaluar el resultado final. Una vez terminada la prueba, los datos son volcados al PDA del inspector para su procesamiento final. Durante la prueba el inspector manda frenar paulatinamente y el equipo calibra el esfuerzo de frenado de cada rueda por separado. Con el eje trasero también se comprueba el freno de mano.