Coronavirus: así te afecta si tienes coche

Confinado en tu casa y sin salir salvo lo imprescindible. Tengas o no coche, es la mejor medicina que puedes 'tomar' para contribuir al control de esta pandemia. Pero puede que tengas que usar el coche obligatoriamente, o realizar trámites con el mismo como pasar la ITV.
Y te puede surgir la duda de si el seguro responderá como en una situación normal. Aquí te respondemos a esas dudas.

¿Cuándo se permite usar el vehículo privado?
Se contemplan unos pocos supuestos en los que está permitido desplazarse en coche.
Básicamente, para ir a la compra, la farmacia, el banco o al hospital; acudir al trabajo; volver a casa; acompañar a personas mayores e ir a la gasolinera.Lo puedes consultar aquí con más detalle, pero siempre debes ir solo (no puedes compartir coche, por ejemplo, con un compañero de trabajo) salvo que acompañes a un discapacitado o a otra persona por una causa justificada.
El incumplimiento de estos supuestos conllevará llevará una sanción, que según la asociación Automovilistas Europeos Asociados, tiene la calificación de leve según la Ley de Seguridad Ciudadana y una multa de entre 100 y 600 euros. Lo que no habrá nunca es pérdida de puntos, ya que no se trata de una infracción de tráfico.

¿Lo puedo llevar al taller o al mantenimiento?
Este tipo de desplazamientos no se encuentra entre los autorizados. No se considera causa de fuerza mayor, aunque se debería entender como tal si es el único medio de transporte que tenemos para ir a trabajar y el coche necesita una reparación.
Además, en este punto hay bastante controversia, ya que hay asociaciones como Conepa y Cetraa que han pedido a los talleres que abran sus puertas ya que consideran que forman parte de los servicios esenciales para garantizar la movilidad, aunque están a la espera de que el Gobierno les responda. Y una interpretación similar hacen los vendedores de neumáticos.

En cambio, cadenas de mantenimiento rápido como Norauto y Feu Vert ya anunciaron que cerrarían, postura que también defienden las asociaciones de vendedores Ganvam y de concesionarios Faconauto, que piden que se mantengan solo unos servicios mínimos para atender a vehículos de emergencias o de transporte y para arreglos que estaban ya empezados.
Al desconcierto se suma la distinta posición adoptada por las CCAA. En Galicia, País Vasco y Madrid se permite que abran los talleres, aunque en algunas zonas de la última región la Policía los ha ido cerrando. Baleares o Navarra han ordenado que echen el cierre.

¿Y a la ITV?
Pasa como con los talleres de reparación ya que el Gobierno no ha regulado en este aspecto y, en ausencia de esta actuación, cada CCAA (que son las competentes en esta materia) está decidiendo por su cuenta. Ante esta situación, "y para proteger tanto la salud de sus empleados como de los clientes", la patronal que engloba a estos centros, Aeca-ITV, pidió al Ministerio de Sanidad que se suspendieran tanto el servicio de ITV a nivel nacional como del plazo de caducidad.
Es decir, que no se tenga en cuenta el tiempo que dure el estado de alarma a los vehículos que deberían pasarla en estas fechas. Ayer por la tarde, Sanidad aceptó la petición. "Es importante porque si alguien tiene un accidente y lleva la ITV caducada, el seguro podría no responsabilizarse" señala Guillermo Magaz, director gerente de la asociación.

¿Qué cubre el seguro en esta situación?
Todo, aunque esta semana haya circulado el bulo de que las aseguradoras no se harían cargo de aquellos siniestros ocurridos en desplazamientos no justificados. Al contrario, las pólizas seguirán respondiendo tanto de los daños a terceros (la responsabilidad civil obligatoria) como de los incluidos en un seguro ampliado o a todo riesgo, como ha ratificado la patronal de este ramo, Unespa.

La razón es que la violación de las normas dictadas con el estado de alarma no está contemplada como causa de exclusión. Y el conductor siempre podría argumentar que iba a la farmacia o al supermercado, algo muy difícil de rebatir. Otra cosa es que haya que pagar la sanción correspondiente y que, en caso de que haya heridos, la atención a estos se vea afectada por la dedicada a los enfermos de coronavirus.

¿Vendrá la grúa a por mi coche si se avería?
Estamos usando nuestro coche y tenemos una avería o un pequeño percance. ¿Tendremos un servicio de grúa que nos asista? ¿Cómo volveremos a casa?
Sobre estas dudas, la Asociación Española de Empresas de Auxilio en Carretera (ANEAC) señala que siempre se prestará ese servicio aunque con ciertas limitaciones. Por ejemplo, no atender servicios a más de 60 km de distancia del domicilio del asegurado, que será donde se lleve el coche en caso de estar los talleres cerrados. Con el gruista, solo podrá viajar una persona. El resto tendrá que hacerlo por otros medios: normalmente, el taxi que nos paga la compañía con la que tengamos asegurada la asistencia en carretera.
No obstante, conviene contactar con ella si el viaje va a ser de larga distancia, ya que, por ejemplo, el Race no tiene limitación geográfica en su servicio, aunque si el taller al que llevar el coche está cerrado, o lo dejarán allí o lo trasladarán a la base de la grúa.

¿Se puede repostar?
Es uno de los desplazamientos permitidos por el Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo. Al tratarse del suministro de un servicio esencial, esa norma habilita al Gobierno para tomar medidas que garanticen el suministro. Por ejemplo, racionar la cantidad de gasolina que se puede echar, limitar los horarios de apertura de las estaciones de servicio o rebajar puntualmente los límites de velocidad para reducir el consumo, como ya se hizo hace unos años cuando el tope en autovía y autopista bajó a 110 km/g.
Asimismo, también cuenta con los mecanismos para evitar que suban los precios ante una restricción en el abastecimiento. En este sentido, ya advirtió que haría un seguimiento de los supermercados, aunque en el caso de los hidrocarburos parece que no es necesario: la drástica caída de los precios del crudo y puede que también como parte de una estrategia comercial, han hecho que el litro del diésel caiga por debajo del euro en las gasolineras 'low cost'

Gestiones en Tráfico
Como en el resto de organismos oficiales, la DGT funciona bajo mínimos y en ninguna jefatura de Tráfico se atiende presencialmente, por lo que no se dan citas previas y se han anulado las que ya estaban asignadas, que se tendrán que volver a pedir cuando se restablezca la normalidad. No obstante, recuerda que muchos de los trámites se pueden realizar a través del teléfono 060, la sede electrónica de la DGT o las gestorías. El problema es que éstas últimas se mantienen cerradas...
Esas gestiones no esenciales pueden ser la renovación o el duplicado del carné de conducir, así como la obtención del permiso internacional. También hay alternativas con trámites relacionados con vehículos: matriculaciones, duplicados de permiso de circulación, cambio del domicilio fiscal del vehículo, designación de conductor habitual o baja definitiva de vehículos.
Igualmente, por otros medios se puede tramitar el pago de multas o alegaciones, así como contratar una póliza de seguro.

¿Y si quiero cambiar de coche?
Si pensabas que estos días podrían servir para ir echando un vistazo a los modelos que te gustan, confórmate con verlos desde casa en internet. No se puede ir a un concesionario, y tampoco te atenderán. Todos están cerrados, al menos en lo que respecta a la venta. Y aunque existen plataformas 'on line' que te permiten casi comprar un vehículo, y otras asegurarlo, la operación la terminaras cerrando siempre de forma física con el vendedor del vehículo.
Además, queda el trámite más importante: la matriculación necesaria para ponerlo en circulación. Y eso depende de que una gestoría te haga de intermediario, de modo que olvídate porque tampoco trabajan.

Pensaba sacarme otro carné de conducir...
...O realizar un curso de recuperación de puntos o de sensibilización, que por ahora son siempre presenciales. Pues ni lo uno ni lo otro, ya que han sido suspendidos, los exámenes después de las protestas de los profesionales, pues el protocolo de seguridad les obligaba a guardar una separación de dos metros con el alumno. "Algo que no podíamos cumplir dentro del coche" señala Joaquín Joaquín Jiménez, presidente de Asextra, la asociación de examinadores.
El problema es que llueve sobre mojado. Después de las huelgas que llevaron a cabo estos profesionales en 2017, se empezaron a acumular exámenes pendientes que tuvieron que irse haciendo a marchas forzadas, retrasando otros. Resultado: aquellos primeros damnificados ya no están en la bolsa, pero a finales de noviembre de 2019, todavía quedaban 300.000 pruebas sin hacer. "Había un plan negociado para reducirlos hasta los 200.000 en julio de este año", recuerda Jiménez, pero esa programación ya no servirá, la bolsa seguirá engordando y Tráfico tampoco ha vuelto a poner encima de la mesa la idea de usar a guardias civiles en la reserva para reforzar el cuerpo de examinadores.